viernes, 10 de noviembre de 2017

LLamaradas de vall d´Uixo.

Canto I.

Al poeta le llega la llamada de visitar el fuego del cielo, al ver desfilar los helicópteros que van a extinguirlo. De este modo, el amado poeta de vall d´uixo, instigado  por el espíritu santo,  se lanza al monte con sus canes para describir al hombre las llamas. Descripción del camino, el abandono agricola y la escalada de las calizas. Al llegar a la cumbre el poeta observa  la zona donde se encuentra llena de delitos ecológicos. se recuerda en el canto al imputado Aparaci, el vertedero clausurado de Garrut, las docenas de maquinas excavadoras en estado de chatarra, y se hace una descripción de misa ante la hoguera. el poeta cierra el canto con un proceso de somatización extremo.

I.
Así sentí la llamada
a visitar las llamas,
en la ciudad divina.
Por el sonido de las colas
resoplando por el cielo.
De imagen de helicópteros,
me vino a la mente el fuego,
semejando  campanadas de iglesia
cuando llaman al hambriento
al fuego y a la mesa.
Salí acompañado de mi canes,
preparado para visitar el fuego.
guiado por el sonido de los cielos.
Por las grandes peñas,
 con gran sufrimiento por los espinos.
Tuve dudas de si seguir ese camino,
o volverme a sendero y meditar mis aventuras.
Pero sentí una llamada del espíritu santo,
que me animaba a pedir a mi cuerpo,
 seguir, o lanzarlo a las llamas.
De este modo motivado,
mis piernas redoblaron sus esfuerzos por lo afilados roquedos,
admirado por mi hazaña hasta por las fieras más agrestes.
A mi espalda noté a mi canes atrapado entre los zarzales.
Las orejas como conejos  asomaban entre la floresta,
y las colas estaban enganchadas entre  matorrales.
Me lanzaron miradas conmovidas el bestiario detenido.
Llameaban amarillas como las llamas piadosas  entre sus cabezas.
Más grite sus nombres para infundirles valor y animo:
Subordinador, Dominador, Senegal de Vall d´ Uixo.
Así bravos y fuertes salieron del atolladero.
¿ pero cuantas bestias quedarían atrapadas en las llamas
por no haber sentido la llamada de socorro?
Una vez juntos, en un humilde claro entre las peñas.
Indiqué el sendero tras el circo de calizas
que daría con el fuego.
Escalaremos esta grupa
y veremos el infierno.
Daremos fe a los hombres de lo que hemos visto,
para hacerlos justo y piadosos.
Con el pie derecho andamos el primer paso.
Íbamos en fila muy bien formados.
A la calva cumbre  llegamos.
Y toda la comarca divisábamos.
Jubileo de noviembre
el botafumeiro en el desfiladero.
una parrillada del infierno,
de mano humana el fuego intencionado.
Más Yo, dirigí está palabras lleno de compasión:
Malos sitios tiene la ciudad divina.
Barrancos secos de cizaña poblados,
como mala gente tiene el pueblo.
Allá esa gran extensión de desolación,
el vertedero del imputado Aparici.
al que su ignorancia salvó de la condena.
A mi siniestra , descansan las maquinas excavadoras
convertidas en chatarra tras demoler la montaña que las soporta.
El aire lleno de las heridas de las llamas
trae tormentos con los que alguien ganara dinero.
Así contemplado esta zona infierno,
dejamos la hoguera arder
y volvimos por el sendero,
más al hacerlo perdí uno de mis guantes.
y vi uno de mis dedos abrasado por las llamas.
Paz y gloria.
angelillo de Uixó.